lunes, 4 de agosto de 2014

Reciclar: Como transformar un poncho en una manta de ganchillo

Hoy os traigo una ejercicio de reciclaje, otra de las cosas buenas que tienen los trabajos hechos con lana.

Hace algunos días mi sobrina me comento si podía hacerle algo con un poncho que se había comprado y que ya no se ponía, aunque los grannies están muy de moda. Al ser de lana le había costado un buen dinero y era una lastima no aprovecharlo. Lo mas utilizable me pareció una manta pequeña para taparse en el sofá o para tapar a los niños. Y ese fue el proyecto.

Estaréis pensando que es una locura ponerse a tejer una manta con las temperaturas tan altas que estamos soportando estos días. Tenéis toda la razón, pero ya sabéis que hay que aprovechar el momento en que nos apetece hacer cada tipo de labor, y yo me he propuesto terminar algunas de las que tengo empezadas, así que con calor o sin calor mi objetivo a corto plazo era acabar la transformación del poncho en manta.


No le hice fotografía antes de empezar a deshacer el poncho así que para que os hagáis una idea del modelo que era os dejo esta que he encontrado en internet y que es de la misma linea. Es de la dirección: http://www.craftsy.com/project/view/crochet-granny-square-poncho/964. Se trata de un poncho triangular con cuello en pico, lazo y flecos en el borde. Los cuadrados están unidos de forma diferente, ahora lo veréis en las fotografías.


  

El primer paso fue quitar el lazo  y deshacer el borde del cuello. Después corte una parte de la unión para dejar el poncho completamente plano, y calcular los cuadrados que me harían falta para cubrir el hueco del cuello.

Como quería que fuera una manta funcional y de "batalla" en lugar de utilizar lana 100% o mezcla, opte por acrílico 100% para las partes a completar. Busque en las tiendas colores lo mas parecidos posible, debería haber sido fácil porque había una gran variedad de colores en el poncho, pero no lo fue. Lo que mas me preocupaba era el color del marrón para unir los cuadrados y darle las primeras vueltas al poncho porque no quería tener que deshacerlo todo, y no encontré el mismo.

La segunda opción era conseguir suficiente lana del marrón original del poncho para hacer lo básico. Deshacer la lana fue algo complicado porque se iba rompiendo en pequeñas hebras por mucho cuidado que yo pusiera.

Al abrir el poncho me quedo un rectángulo de 8 cuadrados de largo por 4 cuadrados de ancho. Tuve que deshacer las 3 vueltas de color marrón de uno de los dos lados mas largos.

Cada granny tenía 5 vueltas de diferentes colores en punto triple alto.  . A continuación os dejo el esquema del granny clásico que utilice. Grupos de 3 puntos altos triples separados por 1 cadeneta y dos grupos de 3 puntos altos triples separados por dos cadenetas para las esquinas. Cada vuelta esta cerrada con un punto deslizado o enano.



Hice dos grannies para completar el rectángulo.  Aunque en la fotografía parecen de tamaño y colores muy diferentes a los ya existentes, una vez terminada la manta no hay diferencia.



Una vez unidos, y viendo que no tendría suficiente lana para recomponer en este lado las tres vueltas que rodeaban los otros tres lados, deshice las vueltas originales en color marrón y con esa lana tejí una vuelta completa alrededor de todos los grannies.



 Así quedo el centro de la futura manta.



Para darle mayor tamaño, no mucho porque es una manta pequeña, le he dado varias vueltas en punto triple alto sin cadenetas, alrededor. En concreto han sido ocho vueltas: una con la originaria lana marrón del mismo color que las uniones de los grannies; y el resto en color granate, lila, rosa, rojo, marrón cobrizo, verde claro y amarillo. Y para el borde el punto de cangrejo que tanto me gusta utilizar para los bordes y acabados.



Una vez terminada (mide 83 cm de ancha x 135 cm de larga) ya solo queda el bloquearla. Seguramente todas sabréis a que me refiero pero por si no es así os explico un poco en que consiste. Cuando terminamos de tejer una prenda bien sea a ganchillo, dos agujas, tunecino o demás, esta prenda esta algo deformada. El bloquear consiste en darle forma. Una vez que la prenda se pone en remojo o se lava (preferiblemente a mano o como indique la etiqueta de la lana) se extiende sobre una superficie plana y se le da la forma correcta ayudándonos de alfileres, una vez seque, la prenda quedara con la forma que le hemos dado.

En mi caso como los grannies que traía el poncho estaban hechos con lana, en lugar de mojar toda la manta lo que he hecho a sido extenderla y fijarla con unos alfileres mojandola después con un pulverizador. Cuando seque, quitare los alfileres y la manta quedara estirada.



¿Que os parece el resultado? ¿Habéis encontrado los dos grannies nuevos?


3 comentarios:

Gracias por visitar mi blog y dejar tu comentario

No te pierdas...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...